¿Qué elegir en un buffet libre?

El desayuno debería de suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día para que sea equilibrado.

Un desayuno ideal debería de tener los siguientes alimentos:

Proteínas derivados cárnicos, construcción de tejidos y células.

Cereales, proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales.

Lácteos, proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B, principalmente riboflavina o B2.

Frutas, aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Comer sano no implica a tener el peso ni el cuerpo ideal, si nos pasamos en las cantidades, nuestro cuerpo acumulará grasas.

Controla la cantidad de tus comidas según el objetivo que tengas.

 

Si eres mujer, asegúrate de llevar un plan de alimentación ¨dieta ¨equilibrada sin restricciones para que te ayude a llevar una vida sana y saludable.

 

El número de comidas deberá ser el adecuado y que  sea más cómodo en tu día a día.


No comas menos, come mejor.

La comida es una de las formas que tenemos de comunicarnos con los de nuestro alrededor. Expresamos gratitud o amor a través de ella. Sin embargo, aunque muchos no son tan conscientes, la comida es una de las formas más habituales de relacionarnos con nosotros mismos. La utilizamos para premiarnos, castigarnos, sentirnos mejor, desertaron , entretenernos y un sinfín de sensaciones más. Tienes que aprender a ser consciente de lo que te produce hambre realmente.

¿Es hambre real eso que sientes o es otra cosa lo que te está llamando?

Si conseguimos ser más conscientes de nuestras sensaciones de hambre y saciedad, si sabemos determinar cuando tenemos ansiedad, seremos más capaces de decidir lo que queremos o no comer sin sentirnos culpables.

Ama tú forma de comer y tú cuerpo cambiará.

Cuando eres mujer, tu cuerpo necesita una alimentación mas variada y sin restricciones, asegurase de llevar una dieta equilibrada para asegurar el buen funcionamiento de tu cuerpo y tener buena salud.

 


Zumo de naranja

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase;... ¡bébetelo rápido que se van las vitaminas!...

Lo cierto es que para sufriese una pérdida veloz y significativa de Vitamina C, se debería exponer al zumo recién exprimido de una naranja a temperaturas elevadas, a la luz del sol y en un recipiente sin tapar donde el oxígeno fácilmente alcance el contenido.

Si esto no es así, se piensa que pueden pasar 12 horas hasta que se pierde totalmente el contenido de vitamina C de un zumo de naranja que exprimimos en casa, y si se trata de zumos envasados, por cada día después de su apertura pierden alrededor de 2% de la vitamina C si se vuelven a tapar y refrigerar una vez abiertos.

¿Podrías incluir en tu dieta un zumo de naranja cuando te apetezca? Si... Pero, mejor opción seria usar una naranja y comerla sin exprimir, ya que para hacer un zumo necesitas entre 3 y 4 naranjas.