¿Sabías qué? El Té Verde

El té verde es ideal para personas que practican deporte debido a qué acelera el metabolismo, es diurético, quema grasa, ayuda a la recuperación muscular. y es un perfecto termogénico natural. Pero obviamente, si no llevas un estilo de vida activo, si no haces varias veces por semana alguna actividad física y si no llevas una alimentación equilibrada y acorde a tus necesidades, el té verde no va a hacer milagros por mucho que tomes esta bebida.

Este té contiene polifenoles, luteína, zeaxantina, catequinas, cafeína, taninos y vitaminas A, C, E.

Y además actúa como:

Antioxidante
Antibacterial
Estimulante
Antiinflamatoria
Cardiotónica
Astringente
Diurética
Tonificante
Antivírica
Antiviral
Vasodilatadora
Digestiva
Hepatoprotectora
Inmunoestimulante.

Estas características hacen que el té verde sea consumido como un alimento-medicamento y sea muy apreciado en todo el mundo por contribuir a prevenir y aliviar algunas enfermedades. Ideal tomar entre 2-4 tazas al día.


Beneficios de las Semillas de Girasol

¡¡Hola chicas!! Os dejo con algunos de los beneficios de las Semillas de Girasol:

Estas semillas contienen altos niveles de ácidos grasos insaturados, es decir, la "grasa buena". Esto, acompañado de una buena alimentación, os proporciona una ayuda adicional para reducir peso. También tienen beneficios digestivos, por lo que os ayuda a limpiar el organismo y a eliminar los desechos almacenados. En definitiva, contribuye en la pérdida de peso.

Es un alimento muy rico en todo tipo de nutrientes, “vitaminas, proteínas, y minerales”. Las vitaminas y minerales os ayudarán a mantener una piel fuerte y sana. Al contener bastante cantidad de Zinc, hace que estimule el crecimiento del cabello, aunque en exceso puede provocar un efecto contraproducente.

Otro de los beneficios relacionados con el alto contenido en "grasa buena", es que ayuda a disminuir el nivel de colesterol y triglicéridos, así como prevenir la formación de placas en las paredes de las arterias.

Es beneficioso para las personas que padecen de diabetes, ya que contienen dos sustancias que las personas diabéticas suelen producir en baja cantidad, cromo y zinc “otros alimentos con alto contenido serían las legumbres, ostras y mariscos”.

Ideales durante el embarazo. Además de las sustancias que hemos comentado anteriormente, también son ricas en vitamina E. Esto favorece el crecimiento del feto y de la placenta, y os ayuda a mantener el feto libre de cualquier tipo de toxinas. También provoca un aumento en el suministro de oxígeno al embrión durante su desarrollo.

Las semillas de girasol son muy versátiles, ya que las podemos añadir en múltiples recetas o platos. Por ejemplo, en vuestras ensaladas, yogurts, y batidos.

También, recordar que su consumo excesivo puede incidir en la producción de lipoproteínas, lo que incrementa los niveles de colesterol, por ello, es recomendable que estas semillas sean consumidas en una sola porción diaria de unos 30 gramos, y preferiblemente crudas.


Los huevos de codorniz y algunas de sus propiedades

A pesar de su pequeño tamaño, su valor nutricional es mayor que el de los huevos de gallina. Pues los huevos de codorniz contienen un 13% de proteínas en comparación con el 11% de los huevos de gallina.

Se trata de un alimento muy dietético, curativo y energético. La clara y la yema combinadas tienen vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B12, B9, C, D, E y K. Además de calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio, sodio y zinc.

Gracias a esta variedad de vitamina B, estos huevos ayudan a acelerar el metabolismo, incluyendo la función hormonal y enzimática.

Ayudan a neutralizar los radicales libres gracias a la presencia de vitamina A y C. Y también, a reducir la presión arterial, ya que el potasio que contienen actúa como vasodilatador, alivia la tensión y el estrés en las arterias (hay mucho más potasio en huevos de codorniz que los huevos de gallina normal).

Los huevos de codorniz son naturalmente altos en proteína ovomucoide, que actúa en el cuerpo como un antialérgico natural. De hecho, se sabe que los médicos chinos han estado utilizando huevos de codorniz durante miles de años para remediar enfermedades como la rinitis, el asma, la fiebre del heno, la tos espasmódica y condiciones de la piel como los eczemas y la psoriasis.

La vitamina A que contienen, nos ayuda a proteger la salud de nuestra visión. La actividad antioxidante de esta vitamina puede ayudar a reducir la degeneración macular y prevenir el desarrollo de cataratas. Además, la yema de un huevo de codorniz contiene muchos nutrientes importantes, dos de los cuales son compuestos llamados luteína y zeaxantina. Estos dos compuestos funcionan para filtrar correctamente la peligrosa luz azul que causa daño en la retina.

La presencia de grasa HDL en los huevos de codorniz es más de 60%. Sin embargo, para las personas con problemas de colesterol, agregar grandes cantidades de estos huevos en su alimentación no puede ser la mejor opción, ya que hay aproximadamente 1,6 gramos de grasa saturada en cada porción (en este caso, los huevos de gallina contienen menos).


¿Estás endulzando bien tu té o café?

Evidentemente, la opción más saludable y aconsejable siempre será que lo tomemos solo, sin endulzar. De hecho, os propongo dar el paso y acostumbraros a ello, pues no hay nada mejor que disfrutar de nuestro café o té de la manera más saludable posible, sin aportar calorías vacías a nuestro organismo y sin ningún tipo de nutriente.

Si a pesar de todo lo mencionado, queremos seguir endulzando nuestra bebida, lo más adecuado será que evitemos siempre el azúcar blanco y los edulcorantes químicos. La sacarina o el aspartamo, por ejemplo, aunque sean endulzantes con un contenido calórico nulo y un índice glucémico de 0, existen muchos casos en los que se ha demostrado que contribuyen a provocar alteraciones metabólicas, modificar la flora intestinal y facilitar el aumento de peso.

En el caso de la Stevia, se cree que es un edulcorante natural, pero no es así, ya que se elabora en el laboratorio a partir de la extracción (eso sí, de los glucósidos de esteviol de la citada planta).

En cualquier caso, se trata de una opción endulzante evidentemente más adecuada que el azúcar blanco, además la estevia, apenas contiene calorías (una porción de 1 gramo contiene 1 caloría y cerca de 1 gramo de carbohidratos). No obstante, la recomendación es evidente: se debe controlar su consumo, y nunca excederse, ya que son muchos los estudios que no la garantizan.

Si no solemos abusar de estas bebidas, y las tomamos de vez en cuando, podemos optar por endulzantes totalmente naturales. Estas opciones, además, también nos pueden aportar una variedad de beneficios a nuestro organismo. Pero recuerden, sin excesos, pues estos endulzantes sí que contienen muchísimas más calorías:

-La panela
-La miel cruda o el sirope de Agave
-El azúcar de coco.


Beneficios de las semillas de lino

Hoy hablaremos de un alimento muy completo, que recomiendo añadir en vuestros zumos de frutas, yogures, ensaladas o incluso en desayunos, meriendas, o media mañanas.

Se trata de las semillas de lino o linaza.

Si alguna no las conocíais, os sorprenderá ver como un alimento tan pequeño puede esconder un mundo de propiedades tan positivas para el organismo.

La linaza es alta en fibra dietética, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble ayuda a regular la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre, entre otras funciones. Y la fibra insoluble, además de ayudar al movimiento intestinal (por lo tanto, hablamos de una medicina natural para el estreñimiento), sirve de alimento a la fibra bacteriana, la que nos ayuda a digerir los alimentos para la mejor absorción de nutrientes.

Alto contenido en ácido linoleico u omega-3, recordemos que se trata de un ácido graso esencial y necesario para formar eicosanoides antiinflamatorios que forman un papel importante en el combate y prevención de artritis, eczema, asma y condiciones de salud relacionadas con los órganos reproductores femeninos, entre múltiples funciones también.

La linaza contiene unos componentes llamados lignanos, fitoquímicos que combaten los radicales libres, aportando al cuerpo sus efectos antioxidantes y anticancerígenos.

Y eso no es todo, pues estas semillas contienen también hierro, cobre, potasio, zinc y otros minerales esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Tan solo 3 cucharadas de lino contienen:

Fibra dietética: 8g

Ácidos grasos Omega-3: 6,3mg

Proteínas: 6g

Carbohidratos: Fibra (27,3g), Azucares (1,5g).

Grasas: Saturada (3,6mg), Insaturada (36,2mg)

Vitaminas: Vitamina B1 (1,664mg), Vitamina B6 (0,47mg)

Minerales: Magnesio (392mg), Fósforo (642mg), Zinc (4,34mg)


¿Comer o beber zumo de frutas?

La fruta está repleta de funciones esenciales.

Son alimentos reguladores y activadores de las funciones vitales, protectoras, muy ricas en vitaminas, minerales, fibra, micro nutrientes esenciales... y además, si se utilizan bien, son de utilidad inmediata para la desintoxicación y pérdida de peso ya que el cuerpo ahorra muchísima energía para poder transformarlas. 

En sí mismo, un zumo de frutas es un producto sano que puede llegar a ser muy creativo en cuanto a las mezclas y vitaminas. Pero tampoco debemos pasarnos en las combinaciones, ya que, en exceso, nada es bueno (hipervitaminosis).

Lo que quiero decir con todo esto es, que siempre será preferible comer fruta fresca, ya que obtenemos los nutrientes de la manera más correcta. Pues al comer una pieza de fruta entera, ingerimos numerosas fibras que con el agua en el estómago se hinchan y crean sensación de saciedad.

También el hecho de que la tengamos que masticar contribuye a esta sensación. 

En el caso de los zumos, como generalmente se tamiza la pulpa, no existe tanta sensación de saciedad, por lo que puede fomentar más hambre de lo normal. Tampoco debemos ingerir, por ejemplo, 10 piezas de fruta al día... ya que podemos subir el nivel de azúcar en sangre.

La mejor forma de comer fruta será de forma sólida, pero tomarla algún día en zumo no os causará ningún mal. 


Yogur Natural

Beneficios de tomar productos probióticos. 

Nuestro sistema digestivo está colonizado por toda una serie de bacterias que forman un grupo complejo llamado microbiota intestinal. Estas bacterias viven en simbiosis con nuestro intestino en un delicado equilibrio, que puede verse afectado por la alimentación, el estrés, las enfermedades, o algunos medicamentos. El consumo de alimentos con prebióticos y probióticos puede ser útil para mantener este equilibrio.

Los probióticos están destinados a mejorar la población de bacterias beneficiosas intestinales que se encuentran en el intestino, ya que promueven su desarrollo. Al crecer en el intestino y adherirse a la mucosa intestinal, evitan que otras bacterias dañinas se implanten y ejerzan sus funciones negativas, actuando como una barrera que evita la colonización del intestino por gérmenes patógenos.

Los alimentos probióticos ofrecen grandes aportes a nuestra salud.

Mejoran el estado de nuestra flora intestinal y son muy útiles cuando estamos tomando antibióticos o cuando hemos sufrido de diarreas y problemas estomacales

Mejoran nuestras defensas contra la invasión de bacterias que nos pueden causar enfermedades

Favorecen a las personas que sufren de alergias disminuyendo sus síntomas

Favorece la producción de jugos gástricos que nos ayudan a mejorar la digestión y evitar la pesadez de estómago

Ayudan a fortalecer el sistema inmunológico

¿De dónde sacarlos?

El yogur natural griego, el kefir, o el queso batido son los alimentos más destacados. O en farmacias. 

Es un alimento que uso en los planes de alimentación que creo oportunos.


Beneficios de los dátiles

Los dátiles, provenientes de las palmeras datileras, destacan por ser un fruto muy nutritivo y energético. Y aunque su uso debe ser moderado para las personas que quieren bajar de peso, ya que por cada 100 gramos contiene 248 kcal, se trata de un fruto muy importante que siempre podemos añadir en nuestros platos.

Ricos en antioxidantes: Como la vitamina A, C y E. También vitaminas del grupo B, como la B1, B2 y B3.

Fuente de minerales: Especialmente en potasio y magnesio, perfectos para combatir el cansancio, el estrés y la fatiga. También contienen calcio, cobre, zinc, selenio, fósforo, hierro y sodio. Estos minerales son muy favorables para regular el sistema nervioso, y para combatir la anemia gracias al hierro.

Excelente fuente de fibra: Lo que ayuda a cuidar el sistema digestivo, evitar el estreñimiento o los trastornos intestinales y, a reducir el colesterol en sangre.

Gran fuente de energía: Ya que contienen azúcares naturales como la glucosa, fructosa y sacarosa. Aun así, no elevan los niveles de azúcar en sangre y, aunque contienen altas cantidades de azúcares naturales, son un alimento de bajo índice glucémico.

Los suelo incluir en los planes de alimentación en la cantidad que creo conveniente es ideal para cada persona.


Beneficios de la Chía

Para las que aún no conozcan la semilla “Chía” os dejo algunas de sus propiedades y cómo consumirla.

Contiene 5 veces más Calcio que la leche: Un mineral esencial para mantener la fortaleza y densidad de nuestros huesos, además de regular el ritmo cardíaco, las funciones musculares y el control de la presión arterial y colesterol.

Contiene 3 veces más Hierro que las espinacas: Otro mineral imprescindible para la resistencia física ya que interviene en el buen funcionamiento de la respiración, como el transporte de oxígeno a vuestros tejidos.

Contiene 2 veces más Proteínas que el resto de granos y semillas: El nutriente más importante para que todo nuestro cuerpo funcione correctamente. .

Contiene 2 veces más Fibra que la avena: Gracias a su alto contenido en fibra soluble y proteínas, favorece en el aumento de la masa muscular y la regeneración de los tejidos. También ayudan en el proceso digestivo y controlan el hambre.

Contiene 2 veces más Potasio que el plátano: Este mineral es el responsable de normalizar el balance de agua en el organismo, y de participar en el mecanismo de contracción y relajación de los músculos.

Contiene 3 veces más Antioxidantes que los arándanos: Así, Ayudareis a eliminar líquidos y toxinas, regular la flora intestinal y prevenir la oxidación celular.

Contiene 7 veces más Omega-3 que el salmón: Ácido graso esencial asociado a una mejor salud neurológica. Juega un papel esencial en los procesos celulares como la inflamación, la inmunidad y la coagulación sanguínea. Este ácido graso es escaso en la alimentación actual, y sin duda, únicamente por este beneficio ya hace de este alimento una muy buena opción para incluirla en vuestra alimentación, algo que en PmTeam hacemos desde hace muchos años. .

 ¿Cómo consumirla?... Lo ideal es consumir chía con líquidos o cereales, jugos, incluso yogur, también se puede consumir espolvoreada en frutas y ensaladas. .

“Es un mito que se diga que las cualidades de la chía no se activan si no se la remoja, pero si se consume en forma de gel, la capacidad de saciedad dura mucho más tiempo.

Usaremos una cucharada pequeña colmada una vez al día. 


Ciruelas Ideales contra el estreñimiento

100 gramos de ciruela aportan alrededor de 1.4 gramos de fibra. O, lo que es lo mismo, una ciruela aporta alrededor de 0,9 gramos de fibra, lo que se convierte en un 0,3% de la cantidad diaria recomendada.

La ciruela se convierte, por tanto, en una fruta ideal en caso de estreñimiento, gracias no sólo a su contenido en fibra, sino por la presencia de sorbitol en su composición, que es el principal “culpable” de aportarle a esta fruta su particular cualidad laxante.

Ayuda a “limpiar” el estómago al actuar como laxante natural
Gracias precisamente a su contenido en sorbitol, algunos médicos aconsejan su consumo con el fin de limpiar el estómago. El sorbitol es un polialcohol de azúcar que encontramos también en otras frutas como la pera, la manzana, el melocotón, los duraznos o las cerezas.

Por este motivo, no se aconseja el consumo excesivo de ciruelas, precisamente para no sufrir los estragos de esas virtudes laxantes.

Útil contra el colesterol elevado
En caso de tener elevado el colesterol en sangre su aporte en fibra soluble ayuda de forma muy positiva a la hora de disminuir el colesterol alto, gracias a que ésta es capaz de formar una especie de gel viscoso que se fija en los lípidos.

Elevada capacidad antioxidante
Las ciruelas son ideales a la hora de reducir la acción de los radicales libres, gracias a su elevado contenido en antioxidantes naturales, como por ejemplo es el caso de los antocianos, que es el principal elemento que le proporciona su color tan característico.