Nunca es tarde para dar un cambio

Nunca es tarde para dar un cambio en vuestra vida. Comer lo adecuado, hacer deporte para conseguir vuestra mejor versión, y llevar una vida sana. La edad es sólo un número.

Obviamente cada una tiene que adaptarse según los cambios físicos (patologías y degeneraciones) que con el paso del tiempo se han manifestado en cada una de vosotras.

Lo importante al fin y al cabo es practicar el ejercicio físico con regularidad, marcándote unos objetivos realistas que vayan acorde con tus capacidades.

A continuación, os dejo algunas pautas generales y orientadas a las patologías más comunes, que también pueden servirte para evitarlas en un futuro:

Es preferible realizar los ejercicios cardiovasculares evitando el mayor impacto posible en tus articulaciones. Una alternativa puede ser la bicicleta estática o la elíptica.

Nadar, por ejemplo, es una gran alternativa, ya que en el medio acuático el impacto es prácticamente nulo. 

No debéis olvidar tampoco el desgaste. Si padecemos ese desgaste en el cartílago de la rótula (condromalacia rotuliana) no es conveniente que flexiones la rodilla más de 90°, por lo que una sentadilla profunda, no sería lo más recomendable. Podéis extrapolar este ejemplo a la situación de cada una de vosotras.

Por último, tampoco debéis olvidaros de los problemas de espalda, pues aproximadamente un 70% de las mujeres mayores de 25 años sufren algún dolor derivado de la lumbalgia. Convirtiéndose en una lumbalgia crónica hasta en un 90% de las ocasiones.

Es conveniente no cargar la zona con mucho peso, ni generar una tensión excesiva. Debéis realizar ejercicios de relajación en los músculos más tonificados de la zona afectada. También, tendréis que hacer muchos estiramientos y ejercicios muy específicos para las zonas menos tonificadas. 

Por ello, os recomiendo identificar muy bien vuestra patología y ponerte en manos de un buen equipo de profesionales “PMTeam” donde cuidamos de vuestra salud.

Así que ya sabéis, nunca es tarde si de verdad quieres conseguirlo.