¿Qué elegir en un buffet libre?

El desayuno debería de suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día para que sea equilibrado.

Un desayuno ideal debería de tener los siguientes alimentos:

Proteínas derivados cárnicos, construcción de tejidos y células.

Cereales, proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales.

Lácteos, proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B, principalmente riboflavina o B2.

Frutas, aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Comer sano no implica a tener el peso ni el cuerpo ideal, si nos pasamos en las cantidades, nuestro cuerpo acumulará grasas.

Controla la cantidad de tus comidas según el objetivo que tengas.

 

Si eres mujer, asegúrate de llevar un plan de alimentación ¨dieta ¨equilibrada sin restricciones para que te ayude a llevar una vida sana y saludable.

 

El número de comidas deberá ser el adecuado y que  sea más cómodo en tu día a día.


Cómo saber si un huevo es fresco

Y tú, sabes cuando un huevo está fresco?...
Si alguna vez se te ha quedado algún huevo por demasiado tiempo en la nevera...

A continuación te dejo una manera muy simple de saber si está apto para consumirlo.

Coge esos huevos y sumérgelos en un recipiente amplio y profundo lleno de agua fría.
Si el huevo está muy fresco, se irá al fondo y quedará en posición horizontal.
Cuando el huevo tiene sobre 1 semana, observamos que se va al fondo, pero la base entendiendo como base el extremo menos “picudo” del huevo, se levanta un poco, de manera que el huevo cuando se queda quieto en el agua no está horizontal, sino ligeramente inclinado.
Cuando el huevo tiene entre 2 y 3 semanas, también se queda en el fondo, pero cuando alcanza la posición de equilibrio, se queda vertical.
Cuando el huevo es muy viejo, se quedará flotando en la superficie.

Pues así de fácil, si el huevo se queda en el fondo, aunque se quede de pie, se considera que está lo suficientemente fresco como para ser consumido. Si el huevo flota, es que ha pasado a mejor vida y mejor no arriesgarse con él.
Comernos un huevo en mal estado nos podría jugar una mala pasada con fuertes dolores estomacales, y mandarnos al cuarto de baño en las siguientes horas como poco.