¿Qué elegir en un buffete libre?

El desayuno debería de suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día para que sea equilibrado.

Un desayuno ideal debería de tener los siguientes alimentos:

Proteínas derivados càrnicos, construcción de tejidos y células.

Cereales, proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales.

Lácteos, proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B, principalmente riboflavina o B2.

Frutas, aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Comer sano no implica a tener el peso ni el cuerpo ideal, si nos pasamos en las cantidades, nuestro cuerpo acumulará grasas.

Controla la cantidad de tus comidas según el objetivo que tengas.

 

Si eres mujer, asegúrate de llevar un plan de alimentación ¨dieta ¨equilibrada sin restricciones para que te ayude a llevar una vida sana y saludable.

 

El número de comidas deberá ser el adecuado y que  sea más cómodo en tu día a día.


Zumo de naranja

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase;... ¡bébetelo rápido que se van las vitaminas!...

Lo cierto es que para sufriese una pérdida veloz y significativa de Vitamina C, se debería exponer al zumo recién exprimido de una naranja a temperaturas elevadas, a la luz del sol y en un recipiente sin tapar donde el oxígeno fácilmente alcance el contenido.

Si esto no es así, se piensa que pueden pasar 12 horas hasta que se pierde totalmente el contenido de vitamina C de un zumo de naranja que exprimimos en casa, y si se trata de zumos envasados, por cada día después de su apertura pierden alrededor de 2% de la vitamina C si se vuelven a tapar y refrigerar una vez abiertos.

¿Podrías incluir en tu dieta un zumo de naranja cuando te apetezca? Si... Pero, mejor opción seria usar una naranja y comerla sin exprimir, ya que para hacer un zumo necesitas entre 3 y 4 naranjas.


Cómo saber si un huevo es fresco

Y tú, sabes cuando un huevo está fresco?...
Si alguna vez se te ha quedado algún huevo por demasiado tiempo en la nevera...

A continuación te dejo una manera muy simple de saber si está apto para consumirlo.

Coge esos huevos y sumérgelos en un recipiente amplio y profundo lleno de agua fría.
Si el huevo está muy fresco, se irá al fondo y quedará en posición horizontal.
Cuando el huevo tiene sobre 1 semana, observamos que se va al fondo, pero la base entendiendo como base el extremo menos “picudo” del huevo, se levanta un poco, de manera que el huevo cuando se queda quieto en el agua no está horizontal, sino ligeramente inclinado.
Cuando el huevo tiene entre 2 y 3 semanas, también se queda en el fondo, pero cuando alcanza la posición de equilibrio, se queda vertical.
Cuando el huevo es muy viejo, se quedará flotando en la superficie.

Pues así de fácil, si el huevo se queda en el fondo, aunque se quede de pie, se considera que está lo suficientemente fresco como para ser consumido. Si el huevo flota, es que ha pasado a mejor vida y mejor no arriesgarse con él.
Comernos un huevo en mal estado nos podría jugar una mala pasada con fuertes dolores estomacales, y mandarnos al cuarto de baño en las siguientes horas como poco.


Los huevos de codorniz y algunas de sus propiedades

A pesar de su pequeño tamaño, su valor nutricional es mayor que el de los huevos de gallina. Pues los huevos de codorniz contienen un 13% de proteínas en comparación con el 11% de los huevos de gallina.

Se trata de un alimento muy dietético, curativo y energético. La clara y la yema combinadas tienen vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B12, B9, C, D, E y K. Además de calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio, sodio y zinc.

Gracias a esta variedad de vitamina B, estos huevos ayudan a acelerar el metabolismo, incluyendo la función hormonal y enzimática.

Ayudan a neutralizar los radicales libres gracias a la presencia de vitamina A y C. Y también, a reducir la presión arterial, ya que el potasio que contienen actúa como vasodilatador, alivia la tensión y el estrés en las arterias (hay mucho más potasio en huevos de codorniz que los huevos de gallina normal).

Los huevos de codorniz son naturalmente altos en proteína ovomucoide, que actúa en el cuerpo como un antialérgico natural. De hecho, se sabe que los médicos chinos han estado utilizando huevos de codorniz durante miles de años para remediar enfermedades como la rinitis, el asma, la fiebre del heno, la tos espasmódica y condiciones de la piel como los eczemas y la psoriasis.

La vitamina A que contienen, nos ayuda a proteger la salud de nuestra visión. La actividad antioxidante de esta vitamina puede ayudar a reducir la degeneración macular y prevenir el desarrollo de cataratas. Además, la yema de un huevo de codorniz contiene muchos nutrientes importantes, dos de los cuales son compuestos llamados luteína y zeaxantina. Estos dos compuestos funcionan para filtrar correctamente la peligrosa luz azul que causa daño en la retina.

La presencia de grasa HDL en los huevos de codorniz es más de 60%. Sin embargo, para las personas con problemas de colesterol, agregar grandes cantidades de estos huevos en su alimentación no puede ser la mejor opción, ya que hay aproximadamente 1,6 gramos de grasa saturada en cada porción (en este caso, los huevos de gallina contienen menos).


Beneficios de las semillas de lino

Hoy hablaremos de un alimento muy completo, que recomiendo añadir en vuestros zumos de frutas, yogures, ensaladas o incluso en desayunos, meriendas, o media mañanas.

Se trata de las semillas de lino o linaza.

Si alguna no las conocíais, os sorprenderá ver como un alimento tan pequeño puede esconder un mundo de propiedades tan positivas para el organismo.

La linaza es alta en fibra dietética, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble ayuda a regular la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre, entre otras funciones. Y la fibra insoluble, además de ayudar al movimiento intestinal (por lo tanto, hablamos de una medicina natural para el estreñimiento), sirve de alimento a la fibra bacteriana, la que nos ayuda a digerir los alimentos para la mejor absorción de nutrientes.

Alto contenido en ácido linoleico u omega-3, recordemos que se trata de un ácido graso esencial y necesario para formar eicosanoides antiinflamatorios que forman un papel importante en el combate y prevención de artritis, eczema, asma y condiciones de salud relacionadas con los órganos reproductores femeninos, entre múltiples funciones también.

La linaza contiene unos componentes llamados lignanos, fitoquímicos que combaten los radicales libres, aportando al cuerpo sus efectos antioxidantes y anticancerígenos.

Y eso no es todo, pues estas semillas contienen también hierro, cobre, potasio, zinc y otros minerales esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Tan solo 3 cucharadas de lino contienen:

Fibra dietética: 8g

Ácidos grasos Omega-3: 6,3mg

Proteínas: 6g

Carbohidratos: Fibra (27,3g), Azucares (1,5g).

Grasas: Saturada (3,6mg), Insaturada (36,2mg)

Vitaminas: Vitamina B1 (1,664mg), Vitamina B6 (0,47mg)

Minerales: Magnesio (392mg), Fósforo (642mg), Zinc (4,34mg)


¿Comer o beber zumo de frutas?

La fruta está repleta de funciones esenciales.

Son alimentos reguladores y activadores de las funciones vitales, protectoras, muy ricas en vitaminas, minerales, fibra, micro nutrientes esenciales... y además, si se utilizan bien, son de utilidad inmediata para la desintoxicación y pérdida de peso ya que el cuerpo ahorra muchísima energía para poder transformarlas. 

En sí mismo, un zumo de frutas es un producto sano que puede llegar a ser muy creativo en cuanto a las mezclas y vitaminas. Pero tampoco debemos pasarnos en las combinaciones, ya que, en exceso, nada es bueno (hipervitaminosis).

Lo que quiero decir con todo esto es, que siempre será preferible comer fruta fresca, ya que obtenemos los nutrientes de la manera más correcta. Pues al comer una pieza de fruta entera, ingerimos numerosas fibras que con el agua en el estómago se hinchan y crean sensación de saciedad.

También el hecho de que la tengamos que masticar contribuye a esta sensación. 

En el caso de los zumos, como generalmente se tamiza la pulpa, no existe tanta sensación de saciedad, por lo que puede fomentar más hambre de lo normal. Tampoco debemos ingerir, por ejemplo, 10 piezas de fruta al día... ya que podemos subir el nivel de azúcar en sangre.

La mejor forma de comer fruta será de forma sólida, pero tomarla algún día en zumo no os causará ningún mal. 


Beneficios de los dátiles

Los dátiles, provenientes de las palmeras datileras, destacan por ser un fruto muy nutritivo y energético. Y aunque su uso debe ser moderado para las personas que quieren bajar de peso, ya que por cada 100 gramos contiene 248 kcal, se trata de un fruto muy importante que siempre podemos añadir en nuestros platos.

Ricos en antioxidantes: Como la vitamina A, C y E. También vitaminas del grupo B, como la B1, B2 y B3.

Fuente de minerales: Especialmente en potasio y magnesio, perfectos para combatir el cansancio, el estrés y la fatiga. También contienen calcio, cobre, zinc, selenio, fósforo, hierro y sodio. Estos minerales son muy favorables para regular el sistema nervioso, y para combatir la anemia gracias al hierro.

Excelente fuente de fibra: Lo que ayuda a cuidar el sistema digestivo, evitar el estreñimiento o los trastornos intestinales y, a reducir el colesterol en sangre.

Gran fuente de energía: Ya que contienen azúcares naturales como la glucosa, fructosa y sacarosa. Aun así, no elevan los niveles de azúcar en sangre y, aunque contienen altas cantidades de azúcares naturales, son un alimento de bajo índice glucémico.

Los suelo incluir en los planes de alimentación en la cantidad que creo conveniente es ideal para cada persona.


Beneficios de la Chía

Para las que aún no conozcan la semilla “Chía” os dejo algunas de sus propiedades y cómo consumirla.

Contiene 5 veces más Calcio que la leche: Un mineral esencial para mantener la fortaleza y densidad de nuestros huesos, además de regular el ritmo cardíaco, las funciones musculares y el control de la presión arterial y colesterol.

Contiene 3 veces más Hierro que las espinacas: Otro mineral imprescindible para la resistencia física ya que interviene en el buen funcionamiento de la respiración, como el transporte de oxígeno a vuestros tejidos.

Contiene 2 veces más Proteínas que el resto de granos y semillas: El nutriente más importante para que todo nuestro cuerpo funcione correctamente. .

Contiene 2 veces más Fibra que la avena: Gracias a su alto contenido en fibra soluble y proteínas, favorece en el aumento de la masa muscular y la regeneración de los tejidos. También ayudan en el proceso digestivo y controlan el hambre.

Contiene 2 veces más Potasio que el plátano: Este mineral es el responsable de normalizar el balance de agua en el organismo, y de participar en el mecanismo de contracción y relajación de los músculos.

Contiene 3 veces más Antioxidantes que los arándanos: Así, Ayudareis a eliminar líquidos y toxinas, regular la flora intestinal y prevenir la oxidación celular.

Contiene 7 veces más Omega-3 que el salmón: Ácido graso esencial asociado a una mejor salud neurológica. Juega un papel esencial en los procesos celulares como la inflamación, la inmunidad y la coagulación sanguínea. Este ácido graso es escaso en la alimentación actual, y sin duda, únicamente por este beneficio ya hace de este alimento una muy buena opción para incluirla en vuestra alimentación, algo que en PmTeam hacemos desde hace muchos años. .

 ¿Cómo consumirla?... Lo ideal es consumir chía con líquidos o cereales, jugos, incluso yogur, también se puede consumir espolvoreada en frutas y ensaladas. .

“Es un mito que se diga que las cualidades de la chía no se activan si no se la remoja, pero si se consume en forma de gel, la capacidad de saciedad dura mucho más tiempo.

Usaremos una cucharada pequeña colmada una vez al día. 


Retención de líquido

En muchos de los casos muchas de las mujeres sufren de retención de líquido, por ese motivo os voy a dejar este post donde os explico el motivo y cómo hacer que desaparezca.

Hidropesía, edema o retención de líquidos es la acumulación excesiva de líquidos en los tejidos o cavidades del cuerpo.

Lo que ocurre es que cuando hay un exceso de sodio en la alimentación, nuestro cuerpo intenta equilibrar el medio interno y se compensa reabsorbiendo más agua en los riñones. Esto lleva al mismo a reducir la sensación de sed y a que nuestro cuerpo no busque beber más agua sino todo lo contrario.

Es cierto que en muchas ocasiones existe un problema de salud detrás de todo esto, por lo que es importante conocer la afección. Pero en la mayoría de las ocasiones se debe a costumbres y hábitos que no son los más adecuados.

La alimentación, como siempre, es fundamental. Y nunca es tarde para lograr equilibrar nuestro organismo de la manera más adecuada y saludable:

El Hinojo, que contiene muy pocas calorías y nos ayudará a mejorar las digestiones y evitar la flatulencia.

Té verde, un gran efecto diurético y aliado de la circulación sanguínea. A esto hay que sumar su poder digestivo, y la teína, un estimulante natural que activará el metabolismo.

La piña, que contiene potasio, y que la convierte en un potente diurético y controlador de los niveles de líquidos del cuerpo. También digestiva, gracias a sus enzimas proteolíticas, y con muy pocas calorías.

La cola de caballo, una planta muy depurativa gracias a las altas cantidades de potasio, magnesio y aluminio. Junto a esto hay que destacar su contenido en silicio orgánico que nos ayudará a reforzar la piel y mejorar su proceso regenerador.

El ejercicio y los buenos hábitos, puesto que activar el metabolismo implica mejorar la circulación sanguínea y con ello el mejor funcionamiento general del organismo.

En PmTeam nos preocupamos por vuestra salud y usamos diferentes alimentos para prevenir o eliminar la posible y tan tenida retención de líquidos. 


La aceituna u oliva

La aceituna u oliva es un fruto lleno de nutrientes saludables para el organismo y una buena medicina natural gracias a su composición química. Pero la cosa no queda sólo ahí, sino que además tienen otra serie de nutrientes que no podemos pasar por alto. 

Altas cantidades de aceites esenciales omega-3 y omega-6 beneficiosos y necesarios para el organismo. Con ellos lograremos un mejor estado general del organismo a varios niveles. Su contenido variará de acuerdo a la madurez del fruto, por ejemplo es mayor el de las negras que el de las verdes por su mayor permanencia en el árbol. 

Fuente natural de vitaminas A y C, necesarias para mantener unos tejidos en perfectas condiciones y lograr unas defensas perfectas frente a las agresiones que llegan del exterior. 

Contiene tiamina, una vitamina hidrosoluble que forma parte del complejo B. Esencial para el crecimiento y desarrollo normal y ayuda a mantener el funcionamiento propio del corazón, sistema nervioso y digestivo. Por lo tanto, también es un alimento fácil de asimilar por el organismo.

Aporte mineral de hierro y sodio. Muy adecuado para conseguir unos buenos niveles corporales. Un perfecto aliado para las personas que tienen anemia gracias al hierro. A esto hay que sumar su aporte de fibra que nos ayudará a depurar el organismo.

Protege la salud cardiovascular. Por su contenido en ácidos grasos insaturados y su contenido en fibra. Estos dos principios activos ayudan a reducir el colesterol, triglicéridos y evitar la formación de ateromas a nivel de las paredes arteriales.

Altamente saciante, lo que nos ayudará a la hora de mantener nuestro peso, pues contiene pocas calorías como hemos comentado anteriormente. Esto, unido a su alto aporte de fibra hará que las aceitunas ingeridas entre horas como aperitivo nos ayuden a controlar el hambre de la manera más sana posible. Tampoco debemos atiborrarnos a aceitunas, sino que combinadas con agua puede ser una buena manera de saciarnos.

Ya sabéis chicas, si os gustan las aceitunas... añadidlas en vuestra alimentación, pero sin pasaros. Os recomiendo entre siete y diez al día.